La Novia camina por el centro la iglesia sujetando su ramo de novia con una mano y con el otro da la mano a su ya marido. Salen de la ceremonia hacia el portón de entrada con un vestido clásico de aire romántico que da frescura al contorno y comodidad al conjunto.